Deja un comentario

“¿Y tu cabello?” (Ejercicio)

Borrador de escena de un posible próximo proyecto.

Actúan: Angélica Meza y Eloisa Ríos.

Deja un comentario

Emiliano

1 Comentario

Angustias

Deja un comentario

Coco se queda dormido

Deja un comentario

Diez mujeres en una azotea con una cámara – (Treinta y pico mujeres de la farándula) (EJERCICIO)

Resultado de un ejercicio de 10 mujeres grabándose a sí mismas sobre una azotea con una cámara de acción gopro. Concebimos la azotea como un espacio que es a la vez público y privado, siendo un lugar interesante para cuestionar la representación de la mujer en el patriarcado. Con una pequeña pantalla a la derecha, hacemos una pequeña muestra de la representación de la mujer en el cine y la televisión, para contrastarla con la auto representación que estas 10 mujeres hacen de sí mismas. Cometimos muchos errores, las acciones pudieron haber sido más concretas y claras, la convocatoria más diversa, pudimos haber puesto más elementos para jugar en la azotea, pero igual queremos compartir el resultado.

Deja un comentario

Showreel 2004 – 2011

Deja un comentario

El mentiroso (segunda parte)

Creyéndose verdadero el mentiroso se embelesó con sus propias mentiras. Creyéndose inmutable el mentiroso hizo planes y edificó un futuro sólido en su cabeza. Creyéndose trascendente el mentiroso se cultivó a sí mismo y huyó del mundo. Creyéndose necesario el mentiroso se autocompadeció de sus esfuerzos y sacrificios. Pero un día despertó el mentiroso y fue incapaz ya de siquiera nombrarse. Y se levantó y lavó sus dientes de mentiroso. Y salió a la calle y saludó con otros mentirosos. Y se reconoció mentiroso el mentiroso y aprendió a desconfiar hasta de sus propios sentimientos, porque había aprendido a golpes de desencanto, que toda conclusión al segundo siguiente se convertiría en la más vil de las mentiras. Y desistió de sus certezas el mentiroso e hizo del traje nuevo del emperador su manto sagrado y su bandera. Y llegó hasta una encrucijada el mentiroso y no dudó antes de decidir, pues sabía que cualquier rumbo que tomara lo conduciría por el inevitable y ausente camino de su mentirosa inexistencia.