Acentos – Arte y activismo/Programa 46.

“…hay una categoría que me parece pertinente para esta discusión que es la del artista catártico revolucionario… y que en general existen catárticos revolucionarios a secas, que es generalmente cuando nos tocan algo, cuando nos corren de una chamba, cuando hay una tragedia… entonces la catarsis es la que te obliga a manifestarte… y la mayoría de los eventos que intentan cambiar el poder vienen de una catarsis. No digo que esté mal, creo que es muy importante, pero yo considero que el problema de la catarsis, es que el hacerla te hace tener la ilusión que ya cambiaste todo el sistema que querías cambiar, entonces cuando se agota la energía de la catarsis se agota esa lucha.” Taniel Morales

“MAREA” de Radio Fantasma

Hoy les comparto el videoclip “Marea” de Radio Fantasma, en el que actué en octubre del 2014. La dirección estuvo a cargo de Daniel Ordóñez Malo.

El proceso fue algo apresurado pues tanto Daniel como yo íbamos a estar pocos días en Cuenca. Cuando nos invitaron, tan sólo tenían una locación (una fábrica de medallas y trofeos) y la idea de un personaje que bailara dejándose llevar por su “marea”. En una única visita al lugar de grabación, lo inventamos todo entre Daniel, Marisa (maquillaje y peinado), los Radio Fantasmas y yo, dejando que las ideas llegaran de  acuerdo a lo que nos daba cada espacio y los objetos amontonados de la fábrica. Pocos días después lo grabamos con hartas dosis de improvisación.

En cuanto a mi trabajo, procuré llegar sin demasiadas ideas previas de movimiento ni partituras, intentando que el cuerpo exprese en el instante los impulsos que el ambiente, la cabeza y mi propio cuerpo me daban, es decir, procuré estar lo suficientemente atento y relajado, para dejarme afectar por la “marea” del momento. Claro, con una cámara esto no se me hizo fácil y el estado atento iba y venía.

Fue bacán la coincidencia de que me invitaran a actuar en el videoclip, porque esto de entrar en una “marea” para moverme, es algo que he venido trabajando por mi cuenta desde hace unos años. Aunque mi cuerpo no sea el de un bailarín ni el de un actor bien entrenado; aunque quizás esto no me conduzca a ningún resultado escénico; aunque prefiero ya no creer en fuerzas místicas ni divinas; buscar la “marea” del momento, tiene algo de mágico y me hace sentir que estoy vivo.